Una película al día #11: “Bird” (1988)

[ por: Andrés Daly ]

«You know, there’s no law that says I have to mess up…»  – Charlie Parker

Pobre, pobre Charlie Parker. Según la película; genio atormentado adicto a todos los vicios, a crear lo mejor de la música pero dentro del completo caos que era su vida personal y su salud. Eastwood dirige, a primera vista, un típico “biopic” de la vida y muerte de un músico, que ya hemos visto tantas veces en la última década (“Ray”, “Walk the Line”, la parodia «Walk Hard: The Dewey Cox Story») pero que tiene, en algunas secuencias, unos sobresalientes momentos de lenguaje escénico mucho más cercano al teatro, como aquel donde, la introspección de la mujer de Parker se traduce en el apagado de la luz “natural” de una habitación (porque el cine es magia) y pasamos de la mujer, sentada y recordando, a su recuerdo, para luego volver a la iluminación de la escena y a ella, reaccionando.

Plano 1: Discutiendo con el médico a cargo de Charlie.

Plano 2: Se apagan las luces

Plano 3: Como conocí a Charlie

Escena 2, Plano 2: Charlie frente al público, por primera vez.

Ese momento, que abunda en esa gran película que es “One from the Heart”, de Francis Ford Coppola (que merece un ensayo largo y detallado en sus muchas virtudes) es uno de los cuales hace brillar esta película, que junto al estilo de cine noir, la excelente y constante música, la fotografía y reconstrucción de época impecable, preparan el camino para la sólida interpretación que hace Whitaker.

Forest Whitaker no puede ser, como Charlie Parker, un personaje mas tridimensional; carismático y al mismo tiempo agobiante, profundamente triste, inadaptado, necesitado. Whitaker es un actor tremendamente valioso que no he visto, aparte de la excelente “Ghost Dog” de Jim Jarmush y su dictador en “The King of Scotland”, realizando un protagónico que le permita desarrollar al máximo su talento. Actualmente, está totalmente subutilizado y perdido en el cine, relegado principalmente a papeles secundarios olvidables, como el turista de «Vantage Point» (2008).

Poison

Poison for your mind

Poison for your soul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *