Una película al día #179: “Teenage Paparazzo” (2010)

De sujeto a objeto

Muy, pero muy ocasionalmente tengo suerte al pasar por un algún canal de películas en TV Cable y toparme con algo que esté recién iniciándose, que quiera seguir y que finalmente no pueda despegarle mis ojos.  Si pasas por HBO es un poco más probable tener suerte –a menos que te toque uno de esos días en que dan una pelea de Box (¡?), cosa que aún no entiendo realmente- y si lo que comienza es un documental, las cosas pueden pintar bien.

Esta es una rara, lúcida y fascinante meditación sobre la fama hecha por uno de ellos, por un famosillo; el escritor, director y actor Adrian Grenier (de la serie Entourage, del mismo canal). Este actor se coloca delante y detrás de la cámara del documental -este es su segundo largometraje- para seguir a alguien muy particular, que le sacó una de las tantas fotografías que capturan de él, cuando camina por la calle. La diferencia es que el que apretó el obturador es Austin Visschedyk, un rubio y aún bajito Paparazzi, de tan sólo 13 años. Un Paparazzi, ojo; no un fan, no un niño con una cámara. Un profesional del voyeurismo digital.

Austin y Adrian

Adrian, Austin (afuera y al centro, sentado) y Paris

¿Por qué un niño trabaja profesionalmente persiguiendo celebridades con una cámara fotográfica más grande que su cabeza? ¿Es que esto es sólo por el dinero fácil –algunas imágenes valen U$1.000- o es que hay algo más detrás de sus motivaciones?. Una pregunta extensiva a la sociedad norteamericana y en la que vivo: ¿qué fijación crean las celebridades en el público general –y me incluyo- que ha terminado creando desde hace ya varias décadas este ejército de voyeuristas profesionales, muchas veces despiadados, que miran y registran y disparan para nosotros todo lo que ellos ven y espían detrás de un visor?.

Documental que va variando sus experimentos al girar siempre la cámara hacia los que tienen las cámaras, que incluye desde que Grenier pase unos días trabajando de Paparazzi y escudándose detrás del lente, a que este mismo juege en algunas secuencias con figuras mediáticas como Paris Hilton –famosa por ser famosa y por otras cosas…cof cof- con la intención de probar la reacción de los paparazzis y seguir la creación ficticia de un rumor en noticia. Ah! la prensa bastarda de farandulandia.

Aguda mirada de muy cerca a un niño que va creciendo, educado por la televisión y las promesas de poder, y que va, a su vez, para orgullo y luego horror de Grenier, convirtiéndose en un pequeño famoso. ¿Cómo reaccionará Austin cuando sea éste el fotografiado?.

Ahora desde la ficción, luego de ver este excelente documental, les recomiendo ver una película protagonizada por Steve Buscemi, donde encarna a un paparazzi decadente y demencial: “Delirio” (2006).

Gracias HBO por favor concedido.

 

Send, send, send! (ah, manzanitas)

A Marlon Brando no le hacían gracia los Paparazzis. A los Paparazzis no le hacían gracia los puños de Marlon Brando.

Trailer:

Tú, la adorable culpable:

GALERÍA


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *