I need a hero… or more

[ por: Alba Reigada Tierro ]

Puede que sea la situación económica mundial o simplemente un desencanto generalizado, pero lo cierto es que la industria cinematográfica ha comenzado ávida e incansable a dar alas a una factoría de superproducciones basadas en superhéroes que parece no tener fin. Los nuevos tiempos necesitan salvadores que saquen al planeta de las garras de la autodestrucción y, como consecuencia, los últimos años han supuesto el summum de la trayectoria de aquellos que antes carecían de vida sobre el papel coloreado de los cómics y que ahora cumplen con todas las expectativas y van más allá. Es decir, que hacen taquilla, y de la buena.

La Marvel y su pandilla

Pero todo buen resultado tiene una idea de partida, y ahí es donde entra la todopoderosa editorial de cómics, Marvel, que desde los años 70 ha sido la encargada de que generaciones enteras se identificaran con Spiderman, X-Men, Los 4 fantásticos o Daredevil entre otros y convertir así sus infancias o adolescencias en un trago un poquito menos amargo. Es obvio que las adaptaciones cinematográficas tenían que llegar y fueron los chicos raritos bajo la tutela del profesor Xavier  los que allanaron el camino, allá por el año 2000, con el primer filme de la saga, X- Men. Dos secuelas, un spin-off y una precuela después los avalan de sobra para que así los demás héroes pudieran seguir su estela cinematográfica con dificultad mínima.

Pero aunque fueron los primeros, no podemos olvidarnos del héroe por antonomasia de la Marvel: Spiderman. Poco hay que decir salvo que un jovencito empollón y cobarde llamado Peter Parker está a punto de pasarle el traje de Spiderman  a Andrew Garfield en la última adaptación de los orígenes del hombre araña: The amazing Spider-man (estreno 3 de julio). Cuando un personaje sobrevive a un cambio de actor, el anterior Spiderman fue Tobey Maguire, y se esperan buenos resultados, entonces es que es un héroe y además superviviente.

Sin embargo, alguno se tiene que quedar por el camino y, aunque Los 4 fantásticos tuvieron una secuela, la historia del cuarteto terminó sin un solo miembro, al igual que Daredevil que fue un auténtico fracaso, aunque más tarde tendría un spin-off derivado del filme llamado Elektra.

 

Chicos de acero y trueno con ansias de venganza

Pero lamentos a parte por los héroes caídos, otros muchos sí han sabido mantenerse en buenas posiciones. Caso de Iron man, filme estrenado en 2008 que tuvo también secuela. Acompañando al Robert Downey Jr. de acero, en 2011 llegaron Thor y Capitán América: el primer vengador para completar el cartel.

A alguien se le ocurrió esto de que era poco con los héroes que había, que quería más, como Hulk (Mark Ruffalo) o La viuda negra (Scarlett Johansson). Y si juntamos a todos estos en el mismo escenario, pues la situación de caos es fácil de imaginar. Así se nos presentan Los Vengadores en 2012, lo mejorcito de la Marvel bajo un mismo telón y dispuestos todos ellos a salvar el mundo del riesgo de su destrucción.

Esto supone el clímax de la heroicidad concentrada por metro cuadrado, o mejor dicho, por fotograma cuadrado. Pocos héroes le quedan al cine por tocar, pero si en un mismo filme nos ponen a varios en bandeja de plata, nunca está demás dejarse salvar, aunque solo sea un poquito.

 

Trailer

GALERÍA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *