Dramaturgia del espacio: el rectángulo

[ por: Ramón Griffero Sánchez ]

La elaboración y construcción de una teoría teatral es el entretejido de una formación práctico artística y el reelaborar un sin número de referentes. Nace de una percepción del arte escénica como una narrativa espacial, por ende ligada a un formato universal narrativo que es el rectángulo: formato histórico de la pintura, del cine, de la fotografía, de la televisión, de los escenarios, de la salas de teatro. Lugar de un lenguaje desde donde componemos miradas. Formato rectangular predeterminado por nuestro campo visual, por nuestra percepción como especie. El espacio en tanto lugar abstracto que no conlleva en sí un modelo de hacer. Es la hoja en blanco, el canvas o el visor de una cámara, pero que en sí es la base para la construcción de un lenguaje, discurso, etc.

En la construcción de este concepto están las visones narrativas del espacio elaboradas por el escenógrafo Herbert Jonckers; el inicio de una reflexión inconclusa de Oscar Schlemmer, que en su deseo de reelaborar otro arte escénico retoma como elemento primario las líneas y formas del espacio escénico; los conceptos de filosofía del espacio de Heidegger; la teoría del cine de Eisenstein sobre el montaje; el imaginario de Meyerhold, una visión o mirada personal de cómo se construyen los espacios públicos y cómo estos reflejan civilización y poder; la composición fotográfica de las fotonovelas y cómics en su narración; y la evolución de la plástica al interior de su formato espacial.1

rioabajomod1

La ciudad es un rectángulo. Camino por calles rectangulares. Los pasajes que se forman entre edificios son rectangulares. Los propios edificios no escapan a esto, pues se elevan rectangularmente hacia el cielo. Cuando llego a mi casa abro una puerta rectangular para entrar a mi living rectangular. Los soportes de los cuadros son rectangulares, lo mismo que las fotografías.

No puedo ver lo que no tengo al frente, mi encuadre visual es rectangular. La narrativa espacial es rectangular; nunca he visto una película en una pantalla de cine circular. Es cierto, las ágoras de algunos teatros son semicirculares, pero no el escenario; no, el escenario, el centro focal, es un gran rectángulo. El círculo en cambio es para los animales, para tener enrejados a los leones. Las peceras podrán ser circulares, lo mismo que los corrales y las corridas de toros; y por supuesto, el mayor de los círculos, el coliseo romano. Ahí no hay rectángulos, el rectángulo está en la ciudad, en la civilización; nuestro imaginario está dado por nuestras ciudades rectangulares, no puedo imaginar algo distinto, porque no puedo imaginar la ciudad que no existe.

Incluso cuando veo televisión todo está pasando dentro de una caja rectangular. Tomo un libro, rectangular por supuesto, sus hojas son rectangulares. Entro a mi dormitorio rectangular, me acuesto en mi cama rectangular, y algún día moriré y seré enterrado en ataúd rectangular. 2

Fuente: Artículo publicado en Revista CientoDiez

Ramón Griffero Sánchez

Dramaturgo y Director Teatral chileno
Director de la Escuela de Teatro de la Universidad ARCIS
Entre sus montajes se encuentran “Cinema Utoppia”, “Extasis” y “Río Abajo” “Mantiene una actitud crítica frente al nuevo contexto de la globalización y la posición de la cultura, develando la imposición o sobre valorización de una cultura de mercado”

—————————————————————————————–

1 [ Extracto de la entrevista “Poética de la Dramaturgia del Espacio”, realizada por Violeta Espinoza, 1999 ] 2 [ Extracto de la ponencia de Ramón Griffero en el Ciclo “Ciudad y Literatura: las ciudades que cuentan”, organizado por la Facultad de Arquitectura Diseño y Estudios Urbanos de la P. Universidad Católica de Chile. 2006 ]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *