Dossier Stanley Kubrick: Fotografías, Parte II

Atención, Kubrick en el set

[ por: Andrés Daly ]

Como todas las semanas un selecto grupo de fotografías aterrizan en Cine+Fotografía (o las fotografías detrás del cine) y por ser la primera entrega del mes de febrero que mejor momento para destacar en esta sección al director de cine al cual se dedica el segundo Dossier de 35milímetros: Stanley Kubrick. Un artículo visual de dos partes, el primero de ellos sobre el trabajo de Kubrick como Fotógrafo.

He aquí un conjunto de imágenes que nos muestran a un Kubrick generalmente serio y concentrado -como era su carácter según sus colaboradores- trabajando durante los rodajes de nueve de sus trece películas, entre 1960 y 1999. Desde que tenía treinta años de edad hasta pasar los setenta con su última película, «Ojos Bien Cerrados», vemos al director manipulando cómodamente diferentes cámaras de cine, conversando con los actores en los elaborados sets; algunos de ellos espectaculares como la gran rueda de 2001: Odisea del Espacio o el Hotel Overlook en los estudios Elstree en Londres. Sin embargo, este hombre perfeccionista no era frío, ni ajeno al humor o los sentimientos como algunos pretenden y hay por aquí algunos interesantes descubrimientos, como la fotografía que el propio Kubrick saca mientras abraza a su hija Vivian durante el rodaje de «El Resplandor», o aquella donde ríe sin control echado en el suelo y bajo una mesa, muy joven, en el set de «Dr. Strangelove» mientras un genial Peter Sellers improvisa fuera del lente, para hacer reir al equipo de producción y a su director.

Este es el registro de un gran hombre trabajando, creando como pocos, decidiendo y planificando cientos de minucias diarias o problemas complejos e imprimiendo su visión junto a un equipo de colaboradores tan importantes como él mismo. Los cámarografos, sonidistas, productores y guionistas -sí, Kubrick no hacía todo sólo, como a veces la teoría del autor malentiende y distorsiona, y como el mismo director fomentó algunas veces- y que bajo la intensa mirada, siempre constante, en la vida profesional de un hombre no demasiado alto, progresivamente barbudo y finalmente calvo, llevaron juntos a la pantalla y a nuestra imaginación una obra realmente prodigiosa. Disfrute.

P.D. Todos los derechos reservados a Stanley Kubrick, sus herederos y Kubrickfilms en la Warner Brothers. En la segunda semana de febrero (ahora sí) las fotografías detrás de varios clásicos del cine de los ochentas, de la mano de un notable director de apellido Hugues.

Espartaco (Spartacus, 1960):

A los 32 años, dirigiendo un ejército de 8.500 extras, miembros del ejército español.

Lolita (1962):

Dr. Strangelove: O como aprendí a despreocuparme y amar la bomba (Dr. Strangelove: Or how I learned to stop worrying and love the bomb, 1964):

Una de las mejores fotografías del director.

Con Peter Sellers, que lo hacía reír en largas improvisaciones, en el cuarto de Guerra diseñado por Ken Adam.

2001: Odisea del Espacio (2001: A Space Odyssey, 1968):

En uno de los fantásticos sets de 2001: Odisea del Espacio.

La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange, 1971):

Barry Lyndon (1975):

El Resplandor (The Shining, 1980):

En el reflejo del espejo. Con Vivian Kubrick, su hija de 18 años que grabó el making of de «El Resplandor».

Nacido para matar (Full Metal Jacket, 1987):

Ojos Bien Cerrados (Eyes Wide Shut, 1999):

A los 71 años, con Elizabeth Ziegler, la operadora de Steadicam (Magnolia, Ghost).

*Este artículo es parte del Dossier #2: Stanley Kubrick [ febrero 2011 ]

GALERÍA


5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *