Teatro Nacional de Tocopilla: Estacionamiento

[ por: Andrés Daly ]

Durante «Sembrando Cine» (Enero 2007) elcinevino realizó talleres y funciones de cine en Tocopilla. Los días que nos quedamos allá, el estacionamiento que el hostal nos ofreció para V.E.F.A.F.E. resultó ser un viejo teatro y ex-cine de la ciudad, instalado en pleno centro de la ciudad.

Uno de esos días, estacionando (¡un cine dentro de un cine!) en el decrépito edificio, saqué las fotografías de este post.

«Tocopilla de los treinta, la diversión giraba básicamente en los estrenos del TeatroNacional, local perteneciente a la empresa Bidwell, y justamente en este periodo comenzaba a incursionar el cine sonoro, generando con ello una gran atracción lo cual se expresaría en el alto númerode asistentes al cine de calle Bolívar.Una de las producciones mas vista por los Tocopillanos fue “Presidio”, la obra que consagróalactor chileno Tito H. Davison, y que era secundado por los famosos artistas españoles; José crespo y Juan Landa. Otras notables producciones que sorprendieron a los Tocopillanos fueron “El pequeño Cesar”“Aventuras de Búfalo Bill”, “El hombre que imitó a Dios”,“El Testigo”,“La de los ojos de almendra” “Ángeles en el infierno”, “Scarface”. “Regeneración”, “El puerto del infierno”, “La venenosa”, ·”El secreto del collar” entre otras

Damir Galaz Fernández

s35002941

s35002801

s35002871

s35003001
Antes de irnos de Tocopilla, la zona de boletería del teatro estaba siendo aislada del resto del edificio, pintada y transformándose en un estrecho pub.
s35002921
Teatro Nacional de Tocopilla. Foto: tocopillaysuhistoria.blogspot.com

s35003321

s35003331

s35003241

s35003111

s35003021

s35002831

s35002811

s35003191

s35002711


1 Comment

  • Toconotix dice:

    Hola, me pareció muy emotivo volver a ver al “teatro” por dentro, creo que habrán pasado unos 20 años desde la última vez que fuimos, jeje me acuerdo sus ultimos días que funcionó había una gata con sus gatitos que andaban por tus piernas, y las butacas que caian aleatoriamente, o sea, algún día te podía tocar caerte, jejeje, el estruendo ( o sea gritos y ruido de la butaca cayendo) era enorme y las risotadas después,…. de las pulgas que habían, ni hablar.

    *Comentario trasladado desde el previo «www.cinemasarquitectura.blogspot.com»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *