Perspectivas sobre Holy Motors

 [ por: Carlos Rodríguez S. ]

 

“Supongo que he tratado de describir la experiencia de sobrevivir en el mundo del Internet. Las diferentes vidas que tenemos disponibles para vivir. El cansancio de ser uno mismo. Obtenemos un pequeño descanso de ser nosotros mismos algunas veces. La respuesta a reinventarse uno mismo, pero ¿cómo hacer eso y a qué costo?” (1).

La película “Holy Motors” (2012) del director Leos Carax podría tratarse desde diferentes perspectivas, como de hecho se han referido a ella distintas fuentes que menciono en este texto:

  • Como una película que realiza constantes referencias al cine y por esta razón a la historia del cine.
  • Como una película subdividida en cortometrajes que son tratados al estilo de un género cinematográfico determinado cada uno de ellos.
  • Como una película de desdoblamiento de un actor en variados personajes.
  • Como una película cuya temática se centra en la multiplicidad de rostros del hombre moderno enfrentado a una sociedad que exige comportamientos diversos, incluyendo el rostro virtual (como un avatar) que cada uno presenta en línea a través de Internet y sus redes sociales.
  • ¿Todas o ninguna de las anteriores?

A continuación quiero referirme a algunas de ellas, pero antes decir que Holy Motors es un ensayo de inspiración inteligente llevado a cabo por el director, de la mano de la actuación genial de Denis Lavant.

 

Referencias al cine e historia del cine

Jean Seberg

Aunque se pueden detectar las referencias en la película de Leos Carax, se podría argumentar que cualquier película contiene referencias directas o indirectas, explícitas o no a sus antecesoras. Principalmente porque un director es a la vez un espectador de cine. El mismo director responde con respecto a este tema cuando le preguntan: “¿Es una película sobre la historia del cine?”:

Creo que todas las películas lo son, pero siempre he odiado la palabra referencia. Cuando decidimos vivir en el mundo del cine, lo hacemos porque es un mundo bonito, pero está lleno de cementerios. A veces vamos al cementerio y a veces salimos a tomar algo, así es la vida. Si se tiene la sensación de que esta película trata del cine, se debe saber que no era esa mi intención. Cuando hacemos una película, hacemos cine, o, al menos, se supone que lo hacemos” (2).
  • El corte de pelo y el nombre del personaje de Kylie Minogue (el nombre del personaje es Jean) como una referencia a la actriz Jean Seberg en la película “À bout de souffle” (1960, Jean Luc Godard) en donde interpreta un personaje llamado Patricia Franchini (1).


Kylie Minogue

  • La presencia enmascarada de Edith Scob como un saludo al rol de la actriz en su tercera película de 1960: “Les yeux sans visage” (Georges Franju) (1).


Sobre el uso de esta máscara el director dice: No la veo como una película de referencias. Quiero decir, con la máscara, la puse al final de la toma, porque sentí que era correcto hacia donde el film se dirigía. Hacia el final de la producción hice esta máscara que ella se pone cuando dice: “Voy a casa”, pero casi lo lamento ahora, porque las personas constantemente me preguntan acerca de eso […] la máscara fue la única cosa en mi película que fue explícitamente arbitraria” (3).

Además el mismo director ha comentado a Fabien Lemercier sobre esta referencia: “…como una película suele funcionar por coincidencias o correspondencias, es cierto que Edith Scob había actuado en Los ojos sin rostro (Les yeux sans visage), una película maravillosa con ciertas similitudes con la nuestra, pero casi por casualidad. No lo había pensado al principio” (Leos Carax) (2).


  • El público del cine visto de frente, lo que nunca ve nadie (salvo en el extraordinario plano final de “El mundo marcha”[1] [sic], de King Vidor)” (Leos Carax) (4). En el caso de Holy Motors con este plano se da inicio al film.

Imagen superior: The crowd (1928, King Vidor) / Imagen inferior: Holy Motors (2012, Leos Carax).

  • Uno de los fragmentos de la película utiliza el personaje M. Merde  que aparece en el film “Tokyo!” (2008)[1] (interpretado por el mismo actor Denis Lavant), de esta forma Carax se cita a sí mismo: “Harto de no poder rodar, me inspiré en la experiencia de Merde, que era un encargo japonés. Me encargué a mí mismo un proyecto con las mismas condiciones, pero en Francia: concebir rápidamente una película no demasiado cara para un actor elegido previamente” (Leos Carax) (4).


Para la aparición del personaje se utiliza el mismo efecto de iris que dirige la mirada hacia la tapa del alcantarillado:

Imágenes superiores: Merde (Tokyo!, 2008) / Imágenes inferiores: Merde (Holy Motors, 2012).



  • Los estudios de movimiento de Étienne Jules Marey (1830-1904), médico y fotógrafo francés que realizó desde 1863 su “método gráfico” para estudiar el movimiento utilizando instrumentos de registro fotográficos. Publicó en 1873 sus resultados en el libro titulado “La machine animale”. En 1882 inventó una cámara de placa fija cronomatográfica equipada con un obturador de tiempo, con ella combinó en una placa varias imágenes sucesivas en un simple movimiento. En 1894 publicó: “Le mouvement”. Leos Carax utiliza en la película imágenes de los experimentos de Marey en distintos momentos del film.



“Homme un lançant une brique” (Etienne Jules Marey, Georges Demenÿ , 1892)
Se utiliza al inicio del film entre los créditos y el plano de los espectadores del cine.

Imágenes superiores: “Deux mains, ouverture et fermeture” (Etienne Jules Marey, Georges Demenÿ, 1893) Se utiliza al comenzar el segmento del “Entreacto”

“Homme nu, tirant sur une corde” (Etienne Jules Marey, Georges Demenÿ, 1892)
Se utiliza al comenzar el último segmento

“Enfant nu, course, aller et retour” (Etienne Jules Marey, Georges Demenÿ, 1892)
Se utiliza al inicio del film entre los créditos y el plano de los espectadores del cine

“Jeune garçon un jouant à la balle” (Etienne Jules Marey, Georges Demenÿ, 1892)
Se utiliza al finalizar el film entre los créditos

Debido a que estas imágenes son directamente insertadas en la película y no propiamente una referencia, cabe preguntarse como lo hace Raúl Camargo el porqué se encuentran ahí: “…el objeto a estudiar [en el caso de Marey] es visto en todas sus fases en una sola toma, es decir no estamos en presencia de una imagen fija que captura un solo momento particular de un agente físico, sea este hombre o animal, sino que dicho agente físico se desdobla ante nosotros en la medida que acelera y, por ende, se ubica en espacios y tiempos distintos. Y será este desdoblamiento de un cuerpo en el trabajo de Marey el que será la base con que Carax desarrollará Holy Motors, al presentarnos un personaje protagónico que va variando ante nosotros a medida que su movimiento, su itinerario vital, se desarrolla” (5). Resulta interesante esta opinión sobre todo cuando pensamos en una de las perspectivas para tratar esta película mencionadas al comienzo de este texto: “Como una película de desdoblamiento de un actor en variados personajes”.

Pero además, se debe considerar la inserción de estas imágenes como el regreso a lo primitivo, a los inicios del cine, cuando leemos el siguiente comentario realizado por el director a “Filmmaker Magazine”: “El problema es encontrar de nuevo ese primitivo poder del cine, esa primera toma del tren en La Ciotat[1]. Es difícil y más difícil de hacer hoy en día. Tienes que reinventar ese poder, el cual es casi un poder místico, un poder mágico. Como lo que sucedió cuando llegó el sonido. Se puede hacer eso una y otra vez, pero el tiempo lo va haciendo más difícil porque lo digital es actualmente cine, en un sentido. Por eso, necesitamos más valor y más esfuerzo para reinventar el cine de una manera diferente” (Leos Carax) (6).


Subdivisión en cortometrajes

Formalmente el film no es un conjunto de cortometrajes, sino una historia que en una duración de un día ingresa en la vida del personaje interpretado por Denis Lavant. Incluso la estructura total de la película tiene su organización de la siguiente forma:


Apertura: ingreso a un nuevo mundo.

Así como quien atraviesa un portal que lo conduce a un espacio diferente, cual Dorothy ingresando a Oz, Leos Carax ingresa a la sala en donde se proyecta la película que veremos[1]“Pensé en empezar la película con este personaje que se despierta en plena noche y se ve de pronto, en pijama, en una gran sala de cine repleta de fantasmas. Instintivamente llamé al hombre, al soñador de la película, Leos Carax[1], así que lo interpreté yo” (4).


Entreacto: músicos en una iglesia.

En un segmento titulado “Entracte” (Entreacto), vemos a Denis Lavant tocando un acordeón al interior de una iglesia, mientras lo acompaña un conjunto de músicos. La sección “Entreacto” (Entr’acte) ha sido utilizada por aquellos filmes clásicos que tenían aproximadamente más de 2 horas de duración como por ejemplo “Ben-Hur” (1959, William Wyler), “Doctor Zhivago” (1965, David Lean), etc. Estas películas llegaban a tener una apariencia operística al incluir una “Obertura” (Overture) al inicio con un compilado de los temas musicales del film sobre fondo negro o con imágenes; y una sección “Exit Music” al finalizar el filme.

 

Finalización: Holy Motors como lugar físico.

“Para Holy Motors tenía, entre otras cosas, la imagen de esas limusinas larguísimas que se ven por ahí desde hace unos años. Las vi por primera vez en Estados Unidos y ahora las veo en mi barrio de París todos los domingos, en las bodas chinas. Están totalmente en sintonía con la época, a la vez ostentosas y cutres. Son bonitas por fuera, pero su interior infunde una especie de tristeza, como una casa de citas. Aun así me conmueven. Son algo anticuado, como los viejos juguetes futuristas del pasado. Marcan, en mi opinión, el fin de una era, la de las grandes máquinas visibles. Esos coches pronto se convirtieron en el núcleo de la película, en el motor, digamos. Los imaginé como grandes navíos que transportaban a las personas en su viaje final, en su último cometido. La película es pues una especie de ciencia ficción, donde hombres, bestias y máquinas están en vías de extinción. “Motores sagrados”, solidarios, unidos por un destino común, esclavos de un mundo cada vez más virtual. Un mundo del que desaparecen, poco a poco, las máquinas visibles, las experiencias vividas, la acción” (Leos Carax) (4).


 Sucede que a pesar de esta macroestructura la multiplicidad de personajes que interpreta Denis Lavant configura cada uno de ellos una microhistoria con características propias que podrían subdividirse en cortometrajes. Extender el argumento de una de las historias queda en nuestras manos, así como también olvidarlo y dejarlo a medio camino.


El banquero

La mendiga

L’OS de Motion-Capture (Operation System Motion Capture)

M. Merde

El padre

El asesino

El asesinado

El segundo asesino

El moribundo (Monsieur Vogan)

El hombre en el hogar (L’homme au foyer)

 

La multiplicidad virtual

Como en los juegos de niño siempre se quiere interpretar un rol o un papel. Convertirse en un héroe o en una heroína pueden ser los más codiciados. La literatura y luego el cine han aportado a imaginar y visualizar, respectivamente, estos caracteres soñados. Actualmente Internet ha llegado a concretizar en lo virtual esta intención oculta (o no) de ser otro u otros, incluso al mismo tiempo.

“Es difícil estar en desacuerdo con que uno de los grandes placeres del cine como entretenimiento popular – esa habilidad para transportar al espectador dentro de la piel de alguien más- es ahora fácilmente de encontrar para las nuevas audiencias a través de los juegos y la interacción en línea. Cualquiera sea el estilo, las actitudes y a menudo las ideologías de los héroes cinematográficos –y algunas veces las de los villanos- podían influir en los espectadores, cambiar sus pensamientos, comportamientos y sueños, ahora las personas pueden fácilmente crear una sucesión de personajes alternativos para ellos mismos, y compartir cada uno de ellos sólo con una pequeña audiencia específicamente creada para eso” (Leos Carax) (6).


En el segmento de M. Merde, mientras recorre el cementerio,
observamos lápidas con inscripciones que remiten a sitios web.

En Holy Motors, podemos identificarnos con el actor; con el personaje-actor que interpreta Denis Lavant; o con alguno (o todos o ninguno) de los personajes en que el actor se transforma. Como en un mundo virtual tenemos todas esas posibilidades. “El banquero rico se transforma en un mendigo. Esa idea de la transformación fue vigorizante. Quería hacer esta película desde hace tiempo porque las personas pueden ser increíbles: algunas veces son morbosas y eróticas y quieren ser diferentes por fuera, y hay un tipo de mundo virtual ahí. Es como arrendar una vida por unas pocas horas. Desde eso es como esto comienza” (Leos Carax) (3).

 

 

 

 


 

[1] Se refiere a la película “The Crowd” (La multitud, titulada en español: “Y el mundo marcha” de 1928).

[2] Tokyo! (2008) es una película realizada en colaboración por tres directores: Joon-ho Bong, quien dirige el segmento “Shaking Tokyo”; Michel Gondry, quien dirige el segmento “Interior design”; y Leos Carax quien dirige el segmento “Merde”.

[3] Georges Demenÿ (1850-1917), fotógrafo, inventor y gimnasta francés de origen húngaro. Fue asistente de Étienne Jules Marey entre 1892 y 1894. En 1902 publica el libro “Les bases scientifiques de l’éducation physique”, y en 1903 funda el “Cour Supérieur d’Education Physique” (CSEP) en París.

[4] Se refiere por supuesto al cortometraje “L’arrivée d’un train à La Ciotat” (1896, Auguste y Louis Lumière).

[5] Ver escena de Dorothy abriendo la puerta luego del tornado en “Wizard of Oz” (1939, Victor Fleming).

[6] Leos Carax además interpreta la voz de una de las limusinas que dialogan al final de la película.

 

 

Fuentes de las citas

(1) Xan Brooks. Holy Motors: the weird world of Leos Carax. The Guardian, Thursday 27 September 2012. http://www.guardian.co.uk/film/2012/sep/27/holy-motors-weird-world-leos-carrax

(2) Fabien Lemercier. La experiencia de estar vivo. 27/05/2012. http://cineuropa.org/ff.aspx?t=ffocusinterview&l=es&tid=2414&did=221689

(3) Eric Kohn. Q&A: Leos Carax Explains ‘Holy Motors’ and Why He Wants to Make a Superhero Movie. Octubre 15, 2012. http://www.indiewire.com/article/interview-leos-carax-explains-holy-motors-and-why-he-wants-to-make-a-superhero-movie?page=2#articleHeaderPanel

(4) ABC Guionistas. Leos Carax habla sobre “Holy Motors”. 16/11/2012. http://www.abcguionistas.com/noticias/entrevistas/leos-carax-habla-sobre-holy-motors.html

(5) Raúl Camargo. En torno a Tabú y Holy Motors: una especulación ilustrada. (29-01-2013). http://elagentecine.wordpress.com/2013/01/29/en-torno-a-tabu-y-holy-motors-una-especulacion-ilustrada/

(6) Scott Macaulay. Director Leos Carax on Holy Motors. Oct 22, 2012. http://filmmakermagazine.com/54957-leos-carax-holy-motors/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *