Una película al día #82: “Te amo (made in Chile)” (2001)

Pedofilia, mentiras y video

[ por: Andrés Daly ]

Cruce entre handycam y cine, español e inglés, amor adolescente y pedofilia psicopática, «Te amo (made in Chile)» de Sergio Castilla (Gringuito, 1998) intenta hacer un retrato original y realista de una historia bastante seria, que es la del abandono familiar, sumado a un abuso sexual posterior del adolescente Sam (Adrián Castilla) por su enfermiza nana Ema (Tamara Acosta); en los márgenes -y en el centro- de una historia de escape fuera de la ciudad, de la huída a un oasis donde Sam y sus tres mejores amigos, Daniela, Mike e Isabel, juegan a ser otros, a hacer películas donde desahogan sus penas.

Sam (Adrián Castilla) tiene secretos. Klimt, una frazada y el escondite.

Sam (Adrián Castilla) tiene secretos. Klimt, una frazada y el escondite.

Lo más interesante es el experimento de cámara, con los cortos que los adolescentes hacen en video, alejados de la ciudad de Santiago, y el registro personal también en video de su estadía en esa casa en El Arrayán, que da así, un momentáneo impulso a lo que parece, fuera de esta locación, un drama construído a partir de algunos lugares comunes dentro del drama particular del pobre Sam.  Este último, filmado de forma extremadamente convencional -aunque con bastantes desnudos de Acosta ¿para alejarlo de la televisión? ¿para hacer su personaje aún más difícil y repudiable? – y que lamentablemente, termina resumiéndose en una mujer sola y demente que pasa de madre sustituta a amante e intenta embarazarse («¿por qué no me diste tu lechita?») del niño que cuidaba. Deseo de control permanentemente de Sam, y así, de forma patética, el camino para cumplir sus sueños materiales.

Una historia creo suficientemente interesante y con atisbos de verdad, que en manos más sensibles y aptas detrás de la cámara podría haber tenido repercusiones cinematográficas, al menos, bastante más interesantes que lo nos queda en este camino a ninguna parte, del que realmente no retornamos nunca después de 102 minutos.

Galería

1 Comment

  • Julieta dice:

    Sergio Castilla. Una especie de Alberto Fuguet de origen socialista. Un director dividido entre Chile, Cuba y Nueva York. Quizás por eso el desarraigo, los lugares distantes y el abuso que aborda esta película es tan real. La vi hace muchos años atrás y todavía recuerdo lo bien logrado que estaban esas temáticas.

    Lamentablemente no puedo decir lo mismo de El Gringuito donde el director hace un homenaje tan innecesario de Largo Viaje que se pierde en un mar de clichés.

    Gracias por recordarnos esta película tan desapercibida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *