Una película al día #121: “Red Social” (2010)

Me gusta

[ por: Andrés Daly ]

Facebook tiene 550 millones de usuarios, y para cuando leas esto, 700,000 personas más ya se habrán unido a esta red. Esa es la tasa de crecimiento por día de este sitio web según la última revista TIME, donde Mark Elliot Zuckerberg (26 años) está, además, en portada. Ha sido elegido “persona del año”. El billonario más joven del mundo, esta vez sin proponérselo, ha destacado nuevamente este año: es el personaje que protagoniza una de las mejores películas -de ficción- de este terrorífico 2010 que, menos mal, ya se está llendo.

You’re so fuckin’ special
I wish I was special
But I’m a creep,
I’m a weirdo
What the hell am I doin’ here?
I don’t belong here

Desde el trailer (o avance de cine) Red Social (The Social Network) prometía ser más que el pseudo biopic de un famosillo: la promesa era la de una filmación con materia gris en funcionamiento.  Seriedad, conflictos narrativos de interés, personajes bien construídos y hasta genuina emoción, se filtraba y se producía en ese avance musicalizado con un cover de “Creep” de Radiohead sonando de fondo. Una canción que no podía ser más adecuada tanto para hablar del creador del segundo sitio web más visitado del mundo (después de Google), como de algo más cercano y escalofriante: para hablar de nosotros mismos. Con fotografías de desconocidos que bien pueden ser nuestros supuestos “amigos” -o los amigos de los amigos de los amigos que terminamos a veces agregando o sino espiando voyeurísticamente desde nuestro perfil-  este avance exhibía nuestro comportamiento, nuestra forma de compartir imágenes, sentimientos y palabras en cada momento. Porque facebook es la capitalización de la curiosidad humana, en una pequeña ventana dentro de tu computador.

Eduardo Saverin (Andrew Garfield) pone su granito de arena, sin contar unos pocos miles de dólares más después.

Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) y Dustin Moskowick (Joseph Mazello)

Collage interactivo del sitio web oficial de la película. Bueno.

Las promesas de ese avance se cumplieron. De sobra. Con una conversación entre el Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) de la ficción y su novia Erica Albright (Rooney Mara, la futura “Chica del Dragón” en las adaptaciones hollywoodenses) el director David Fincher comienza dando una clase de texto y subtexto entre dos personajes, en un escena de diálogo en un bar. Racionales, fríos, por momentos casi sin emociones, Mark y Erica intercambian palabras que los definen como personas, que presentan sus objetivos y en parte hasta su moral, y que terminan finalmente separándolos. “You are an asshole” cierra Erica y Mark, y nosotros, no tenemos respuesta.

Erica Albright

As if every thought that tumbles through your head was so clever it would be a crime for it not to be shared.

“Red Social” es la historia de un hombre poco social y empático en su camino a la creación del sitio web que define una nueva sociedad observadora, interactiva y que deja atrás las antiguas ideas de lo privado para entrar a un frenesí de “compartir” tu intimidad en lo público. Donde estas, en que estás pensando, con quien estás o en quien estas pensando, que hiciste ayer y que opina el resto de ti y de tus ideas. Mientras Mark va descubriendo los conceptos que sostienen la estructura que yace detrás de (the)facebook, tomando buenas y malas ideas de todos quienes lo rodean –que da paso rápidamente a la estructura narrativa de la demanda por robo intelectual a Zuckerberg, que engloba perfectamente toda la película y el resto de las historias contadas como flashback entre medio- y va progresando su red social, al mismo tiempo, se va aislando socialmente. Aislado en una red global.

Zuckerberg encuentra el socio (im)perfecto: Sean Parker (Justin Timberlake). Where is Eduardo?

Por aquí están tus fotos, tus amigos, tu familia, tu vida. Servidores de facebook en Palo Alto. Fotografía: TIME.

Mark Zuckerberg

A guy who makes a nice chair doesn’t owe money to everyone who has ever built a chair.

Éxito acelerado, ambiciones necesarias y otras desmedidas, desapariciones inexplicables de un socio y amigo, envidias infantiles. Negocios y amistad. El espectador es el juez, ante una serie de conflictos privados que se hacen públicos en el juicio cerrado que enfrentan a Zuckerberg con Eduardo Saverin (Andrew Garfield, excelente), su mejor amigo en la Univesidad y ex socio principal en la empresa, y entre Zuckerberg y todos los demás. Finalmente, entre Zuckerberg y la determinación que lo lleva al éxito pero lo hace dudar finalmente de sí mismo. ¿Tenía razón Erica? o ¿tenía razón Sean Parker (Justin Timberlake) en la forma de crear los caminos de crecimiento de la empresa?. Sin duda que mucha razón tiene Parker en este último aspecto, pero hay otras materias que no se miden de la misma manera en el mundo frívolo del creador de Napster. Quizás, como en el caso de Saverin, hay otros heridos –confundidos, inexplicables a veces- en esta guerra por sobresalir que preocupa a Zuckerberg durante su breve paso por la universidad. Aquí no hay buenos, no hay malos. La vida es así. ¿Un modelo de éxito ante la mirada contemporánea, superficial?. La interpretación, como siempre, está en la mirada de quien ve esta excelente película.

Mark Zuckerberg

You signed the papers.

Eduardo Saverin

You set me up.

Mark Zuckerberg

You’re gonna blame me because you were the business head of the company and you made a bad business deal with your own company?

Eduardo Saverin

This is gonna be like I’m not a part of Facebook.

Sean Parker

It won’t be like you’re not a part of Facebook. You’re not a part of Facebook.

P.D. Entremedio de la galería hay algunas fotos de las Oficinas corporativas de Facebook, que por lo demás es buena Arquitectura.

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *