Una película al día #162: “La Pasión Ciega” (1940)

La bella y el camionero

[ por: Andrés Daly ]

Ahora entiendo porqué había leído antes la frase “Nadie fue más paciente que Bogart”.  Mientras he estado devorando sus papeles protagónicos –antes de este proyecto sólo conocía a Bogart al haber visto “Casablanca”, “El Halcón Maltés” y “La Reina Africana”, muy, muy poco del gigante- no había visto ninguno de sus papeles secundarios y “La Pasión Ciega” (They Drive by Night) es justamente el punto de quiebre entre unos papeles y los otros.

Este es el último de sus personajes secundarios después de una carrera larga donde ya tenía ¡35 películas! en el cuerpo y que a sus 40 años de edad aún no le permitía ni dar vida al personaje principal ni menos ser el first billed en una película –es decir, que su nombre sea el primero nombre en el afiche de la película y en los créditos- teniendo que conformarse, como en esta, con ser el cuarto en la lista y ver, tristemente, como su personaje se diluye desde la mitad de la película en adelante o morir espantosas muertes en todos sus films, como así cuentan sus biógrafos. Me aseguraré de ver cada una de ellas, sin importar lo triste que sean.

Tenía una idea muy vaga de todo lo anterior –sabía que su filmografía era grande y no me calzaba que fueran tan pocas las películas que reconocía por título hasta su muerte- y fue viendo esta obra durante sus primeros minutos, donde rápidamente caí en cuenta. Si al inicio se nos mostraba la vida de dos camioneros, los hermanos Fabrini, Joe (George Raft) y Paul (Humphrey Bogart), ¿cómo era posible que cuando fuesen a echar bencina es Bogart el que se queda en el camión ¡durmiendo! mientras Raft tenía parlamentos afuera de este? ¿cómo podía ser que en un accidente en la carretera que ocurre a minutos de los créditos iniciales, ¡es Bogart quien se quedaba cuidando el camión averiado! mientras Raft se llevaba la cámara consigo a una larga escena llena de notables diálogos en un restaurante del camino?. Más que indignado –con tanta exclamación, quizás lo parezco- estaba muy sorpendido. ¿Qué diablos está pasando aquí?.

Joe Fabrini

You know something, Red? l like you. l like the way you fill out your clothes. l like everything about you.

Así que ya lo saben si es que no estoy aburriéndolos con datos conocidos: Bogart fue, durante décadas, un Gary Oldman –el Oldman de esta última década, no de los 90’s cuando era un leading man– un Stanley Tucci o un John Malkovich. Un actor –y que fea suena esta palabra en español- “secundario”, o como mejor se dice en el inglés original, un supporting actor, que conceptualmente no significa lo mismo. Antes de ser el hombre “que inventó lo cool cuando lo cool no existía”, Bogie estaba en las sombras y en peligro constante de ver su carrera desaparecer mientras le colocaban la quinta bala por la espalda y otros actores llevaban la película.

Tres imágenes superiores: Película #1 «Los Camioneros»

Joe Fabrini

If we go over a cliff, wake me up.

Es extraña esta «Pasión Ciega» (o «La Pasión Manda», cosa que nada tiene que ver con «They Drive by night»), película de Raoul Walsh, el mismo director que me entregó en cucharones el discurso belicista y heróico norteamericano de “Aventuras en Birmania” unas películas atrás. Comienza como si estuvieras leyendo/viendo “Las Uvas de la Ira” de John Steinbeck/John Ford: dos camioneros esforzados, pobres, luchando por cada moneda, por no quedarse dormidos en la carretera, extrañando camas, comida decente, mujeres y una vida más tranquila. Buscando en el camino un futuro donde no terminen entre fierros retorcidos en un acantilado. Sin embargo, tenemos contexto social pero con un poco de comedia y esos diálogos rápidos de los 40’s que dan ganas de anotarlos todos.

Joe Fabrini

Do you believe in love at first sight?

Cassie Hartley

It saves a lot of time.

Tratando de lograr su independencia, terminan de pagar con esfuerzo y astucia su camión, sólo para verlo desaparecer en un accidente que casi les cuesta la vida. Pero lo único que le cuesta, es un brazo al pobre Paul (Adiós por varios minutos Bogart. Demonios), mientras que Joe comienza a buscar un nuevo ángulo para los negocios de transporte.

Comienza la segunda película: la pérfida esposa de un empresario bonachón dueño de una gran flota de camiones, está totalmente obsesionada con Joe, como las villanas de las teleseries venezolanas. Mientras el empresario contrata a Joe para ayudarlo a supervisar su garaje, la mujer decide eliminar al marido, engañar luego a Joe y convertirlo –una vez que ella es viuda- en el socio de la empresa y con suerte, en su nuevo marido. ¿Cómo podría Joe resistir una oferta tan buena?.

Tres imágenes superiores: Película #2 «La Loca»

Ed J. Carlsen

Early to rise and early to bed, makes a man healthy, but socially dead!

Pero Joe, por supuesto, está enamorado de la camarera de buen corazón de un restaurante y mientras intenta sacar de la depresión a su hermano, desconoce absolutamente los planes que urde para él la femme fatale.

Fantástico dos por uno, que cambia radicalmente después del accidente de Paul y nos lleva a ese mundo oscuro que estaba debajo de la superficie. Que decir de la escena del tribunal, Ida Lupino se roba la película con su actuación totalmente exagerada, demencial y con su grito de “The doors made me do it!”. Crazy. Un clásico olvidado.

Humphrey esta cansado: un telegrama a Hall Walis insistiendo para conseguir el rol de High Sierra. Lo lograría y cambiaría su destino.

P.D. La próxima en mi lista de Bogie es, por supuesto, “High Sierra”. Espero que sea tan buena como espero.

GALERÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *