Una segunda oportunidad (2014)

En un pequeño departamento en la ciudad, sucio y desordenado, en el interior de un closet cerrado, hay un bebé casi recién nacido, desnudo y con un pañal, que llora desconsolado. Con frío, el bebé está bañado en su propio excremento. Su madre, de una apariencia lamentable, lo alimenta esporádicamente, cuidándolo apenas de los golpes, amenazas y violentos abusos que su pareja le propina, un delincuente. Con este comparte, además, una intensa adicción a las drogas. Todo está mal en casa del pequeño Sofus.

En una gran y acogedora casa llena de luces navideñas en su fachada, ubicada frente a un idílico lago e inmersa en un hermoso bosque, todo ello en las afueras de la ciudad, un bebe mira a su madre adornar con cuidado los muros de su habitación. Su madre, rubia, alta y guapa, le sonríe. El padre, un detective de la policía con apariencia de modelo en un comercial de perfumes, llega del trabajo para tomar en brazos a su primer y único hijo. Todo está bien en casa del pequeño Alexander.

¿Cuál de las dos mujeres es una mejor madre? ¿Qué es justo y que no lo es?. A second chance, el último largometraje de la directora danesa Susanne Bier (Antes de la Boda, Hermanos -la original, no el remake de Hollywood-) nos hace estas preguntas desde sus primeros minutos, presentándonos estos dos escenarios. Dos madres y sus respectivas parejas, ambos compartiendo el mismo proceso -el de padres primerizos- desde espectros sociales, culturales, económicos y morales totalmente distintos. Aunque, quizás, tienen más en común de lo que ellos creen.

La trama cobra mayor interés –y se aleja de lo que podría haber sido un aburrido discurso aleccionador- cuando una de estas parejas sufre una horrible desgracia, la cual llevará a ambos padres a realizar actos despiadados, que argumentan como justos y necesarios para salir de sus problemas, siempre en perjuicio de las madres.

s_nikolaj

No es mucho lo que se puede contar de la trama, para no arruinarla, tan solo agregar que la película le tiene preparada al espectador dos grandes desgracias más en su transcurso (uf, sí, es un drama de aquellos) ambas conectadas entre sí, y que dejarán a nuestro protagonista, el detective Andreas, interpretado por el actor Nikolaj Coster-Waldau (reconocido por su Jaime Lannister en Game of Thrones) sufriendo largamente al mirar el camino recorrido. ¿De qué sirvió tomar ese triste desvío?.

Una segunda oportunidad esboza en su final la denuncia de un silencioso y lamentable hecho real que desde hace años –por ignorancia, muchas veces- ocurre con mayor frecuencia del que se cree.

 

SANFIC

Se exhibe el viernes 28 y sábado 29, a las 22:15 hrs, en Cine Hoyts Plaza Egaña.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Why ask?