Una película al día #93: “La adorable revoltosa” (1938)

Equivocaciones encantadoras

[ por: Andrés Daly ]

El Dr. David Huxley (Cary Grant), un siempre nervioso y cuadrado paleontólogo, está a punto de casarse con Alice Swallow (Virginia Walker), su guapa aunque aburrida asistente.  El mismo día del matrimonio, el gigantesco esqueleto de un brontosaurio al que sólo le falta un hueso -que le llegará pronto por correo- y que ha estado recopilando y armando desde hace ya cuatro años, está a punto de recibir su pieza final. Pero para solventar al museo donde trabaja, David necesita urgentemente una donación de un millón de dólares de parte de una acaudalada mujer, la Sra. Elizabeth Random (May Robson), previa aprobación de su abogado, el señor Alexander Peabody (George Irving). Si logra conseguir casarse, recibir el hueso y el millón de dólares, todo al mismo tiempo y en orden, David cree que podrá dormir tranquilo.

Pero lo que el Dr. David Huxley no sabe, es que en menos de 48 horas le van a chocar el auto, conocerá a la Sr. Random, su posible mecenas, mientras él viste una bata femenina, perseguirá un escurridizo perro mientras cava como un orate por todo un jardín, le creerán demente, depresivo y lo llamarán Mr.Bone, y como si fuera poco, va a tener que atrapar vivos no uno, sino dos leopardos. ¿La causa de este huracán en su predecible y hasta entonces aburrida vida?: la divertidamente irresponsable, disparatada, energética, bella y fantástica Susan Vance (Katharine Hepburn) a quien conoce por casualidad en un campo de golf.

David Huxley

How can all these things happen to just one person?

David Huxley (Cary Grant), protegiendo su hueso y Susan Vance (Katherine Hepburn)

I have a Leopard

«La adorable revoltosa» (Bringing up baby) es la segunda película (de cuatro) del perfecto duo cómico-romántico Hepburn/Grant (la maravillosa “Holiday”, que también vi en Una película al día se exhibiría posteriormente dentro del mismo 1938), y hasta el momento –pues no he visto “La historia de Filadelfia” aún, la tengo en mi lista- es la mejor que he podido verles. Dirigidos por Howard Hawks (Scarface), simplemente, este nivel de comedia de equivocaciones (screwball comedy) de diálogos rápidos e inteligentes en perfecta fluidez –a lo Hermanos Marx- como ráfagas brillantes y deliciosas, cada una perfecta y en una concatenación tan delirante de sucesos ¡que sin embargo queda lógicamente explicada! es algo tan escaso hoy, que uno se ha (mal)acostumbrado a la mediocridad, al chiste fácil y poco creativo.

David Huxley

When a man is wrestling a leopard in the middle of a pond, he’s in no position to run.

Desde el minuto que Susan Vance decide, en dos segundos, que Huxley no va a casarse -sino que con ella- uno no puede más que maravillarse ante la caída del torpe y desesperado paleontólogo en una situación cada vez más bizarra que la anterior. Empujado por Susan, con una mezcla perfecta de travesura e inocencia que pocas actrices podrían lograr (bueno, estamos en presencia de una grande), Susan simplemente sonríe mientras ambos discuten, y espera pacientemente mientras van de una aventura a otra. Se acercan. Es inevitable, como la salida del sol.

Mrs. Random

Who is this David?

Susan Vance

Oh, he’s a friend of Mark.

Mrs. Random

Is that all you know about him?

Susan Vance

No, I know I want to marry him. He doesn’t know it but I am.

Mrs. Random

Well who are you?

David Huxley

I don’t know. I’m not quite myself today.

Mrs. Random

Well, you look perfectly idiotic in those clothes.

David Huxley

These aren’t my clothes.

Mrs. Random

Well, where are your clothes?

David Huxley

I’ve lost my clothes!

Mrs. Random

But why are you wearing *these* clothes?

David Huxley

Because I just went gay all of a sudden!

Mrs. Random

Now see here young man, stop this nonsense. What are you doing?

David Huxley

I’m sitting in the middle of 42nd Street waiting for a bus.

GALERIA

1 Comment

  • Julieta dice:

    ¡Qué grato! Le tengo cariño a esta película. La vi cuando recién estudiaba cine.

    Como dices, es una historia muy sencilla, una típica comedia de equivocaciones. Pero es tan «ACELERADAMENTE NATURAL», el diálogo fluye como el aceite. Cuesta encontrar un director que conjugue la rapidez de los diálogos, el carisma de los actores y el entendimiento de los espectadores.

    Después leí en una revista de cine que el mismo Tarantino pensaba que el cine perfecto tenía que poseer los diálogos y el ritmo de Howard Hawks y la capacidad inventiva de Godard. ¡Qué mezcla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *