Una película al día #187: “Roman Holiday” (1953)

La princesa fugitiva

[ por: Andrés Daly ]

Bella. Bella. Bella. Siempre sobran las palabras cuando en la película está Audrey Hepburn: la única actriz que conozco que tiene un ineludible y devastador campo gravitacional propio.

La historia: La Princesa Ann (Hepburn) llega con su séquito a Roma, en aburrido viaje diplomático. Atrapada entre protocolos reales, reglas de comportamiento personal, vestuarios, dieta equilibrada –leche y galletas, es tratada como una ñiña- y una agenda siempre ocupada, la princesa escapa por la ventana del palacio para hacer algo que aún no ha hecho: vivir. Crecer.

Princess Ann

I’ve never been alone with a man before, even with my dress on. With my dress off, it’s MOST unusual.

Por cosas de la casualidad, la princesa, con otro look y totalmente drogada (¡!) termina durmiendo, en la mitad de la noche de su escape, sobre el borde de una pileta romana. Cuando un oportunista y un tanto flojo periodista norteamericano llamado Joe Bradley (Gregory Peck) decide ayudar a esta –asume- guapa pero totalmente ebria chica, no tiene idea de las consecuencias de su “buena” acción. Cuando descubre que tiene en su pequeño departamento -un closet- a la princesa fugitiva, se soba las manos con el dinero que el Jonah Jameson de rigor, su editor Mr. Henessy, podrá pagarle si le entrega un sucio reportaje: un día con la princesa, en la calle, realizando las más osadas acciones anti protocolares. Todo sin que ésta se entere. Aquí es cuando Joe llama a su compinche –y un notable personaje secundario- el fotógrafo Irvin Radovich (Eddie Albert), para que los fotografíe en diferentes lugares, para vender el reportaje a un mejor precio.

Princess Ann

Is this the elevator?

Joe Bradley

This is my ROOM!

————————————

Princess Ann

But don’t you have to work?

Joe Bradley

Work? No. Today’s gonna be a holiday!

Desde aquí comienzan las aventuras, los engaños a Ann -el guión no deja de sorprender- y una serie de sucesos -y claro, el amore- que hacen de esta una de las películas más encantadoras que he visto, bueno, desde la última película que vi de Audrey Hepburn.

Dirige con notable mano en la comedia romántica el señor William Wyler (Ben Hur, Horas Desesperadas, Funny Girl, Los Mejores años de nuestras vidas).

 

 

GALERÍA

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *