Una película al día #160: “Horas de Angustia” (1955)

Secuestro en Suburbia

[ por: Andrés Daly ]

Definitivamente necesito ver todas las películas que no he visto aún de Humphrey Bogart. Todas. Que ya estoy descargando y colocando en mi lista de arriendos en este preciso instante.

“Horas de Angustia” (Desperate Hours) es la penúltima de su carrera, antes de su repentina muerte, y si bien no está entre lo mejor de su filmografía, vale la pena verla sólo por observar a Bogie sobándose las manos con el papel de villano. Es una lástima que esto transcurra en una película que lamentablemente decide arriesgar poco y nada –ganando lo mismo- y suma algunas interpretaciones bastante bobas de algunos actores secundarios. Ah, lo que podría haber sido.

En un lugar de prístinas casas blancas, grandes árboles, bicicletas abandonadas sobre el pasto, niños jugando fútbol americano en la cuadra, chicas de diecinueve que las pasan a buscar en automóviles convertibles y todo eso que conocemos como el clásico suburbio norteamericano de los 50’s (y del 2011 también, perpetuado gracias al artificial mounstro del urban sprawl que sigue vendiendo esta fantasía del small town), un trío de prisioneros en fuga –y esta es la segunda película donde veo a Bogart escapando de la ley- se refugia en la casa de una familia insoportablemente perfecta de este suburbio.

Glenn Griffin (Humphrey Bogart) encañona sin asco a la dueña de casa (el personaje más histérico, de pésima actuación y con menos aporte en guión), a Ralphie, el hijo pequeño (intragable, de pecas y ridículamente parecido a Cometín) y Cindy, la hija adolescente (elegida probablemente sólo por su buena facha) frente al padre de familia, Dan Hilliard (Frederic March). Estaremos juntos, encerrados en casa hasta que vengan a dejarnos un dinero, les dice. Dan sabe que no existe manera de arriesgar la vida de su familia hasta el momento en que los prófugos se vayan de la casa…pero cuando se vayan…¿qué harán con ellos? ¿los matarán?. Probablemente. Dan tiene que jugar sus cartas muy bien, al igual que Glenn las suyas: debe controlar a su nervioso hermano Hal (Dewey Martin) y a un neanderthal de impulsos básicos llamado Sam Kobish (Robert Middleton).

¡¡DISPARA!!

Dan vs Glenn: si alguien muere, será tu culpa Dan.

El secuestro se alarga cuando los reos no reciben el dinero que necesitan, los policías rodean la casa en silencio, y las últimas horas son un juego de estrategia del dueño de casa para lograr que las balas, tanto de los reos que los han hecho prisioneros, como de la policía siempre tan feliz de descargar plomo contra lo que se mueva, no acaben en el cuerpo de su familia feliz.

Cine Negro algo irregular y poco inspirado, sólo para los fanáticos de Bogart.

P.D. Esta película tiene un remake de idéntico título dirigido por Michael Cimino –la ex promesa de Hollywood- del año 1990, con Mickey Rourke en el personaje de Bogart y Anthony Hopkins como el padre de familia. A ver si le echamos una mirada más adelante.

Flickr: Universalstonecutter descifra donde se ubican las casas falsas en los estudios de la Paramount.

 

GALERÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *