Una película al día #155: “En un rincón del corazón”

Limbo

[ por: Andrés Daly ]

Ocurre que a veces tanto el primer plano como el último de una película contienen una clave con respecto a lo que vamos a ver o bien lo que vimos. Pero en las buenas películas no solo estas unidades funcionan como piezas independientes, sino que están ligadas entre sí. Se comunican de tal manera que contienen una idea. Esto, como casi todo en el cine, no es una regla por supuesto.

“En un rincón del corazón” (Somewhere) de Sofia Coppola, como en algunas de esas buenas películas, estos dos planos tienen una pequeña conversación silenciosa. Nuestro protagonista recorre dos figuras geométricas en el espacio, un círculo al inicio y otra -que no mencionaré- al final, que dicen, junto a sus actos y un par de miradas en ellos, más de lo que muchas otras películas intentan con largos diálogos.

Johnny Marco (Stephen Dorff)

Johnny Marco –interpretado muy bien por Stephen Dorff, que a pesar del tiempo transcurrido no puedo dejar de asociarlo al villano de “Blade” de 1998- es un actor realativamente joven que pareciera tenerlo todo, y que al mismo tiempo no tiene, o mejor dicho no “es”, nada. Marco es un actor de moda idolotrado por Hollywood y el público internacional, que vive cómodamente y sin grandes preocupaciones. Sin preocupaciones, corrijo. Como si fuese un joven y más cotizado Bob Harris, el actor en decadencia que interpretó el gran Bill Murray en “Perdidos en Tokio” (Lost in Translation, dirigido por la misma Sofía Coppola unos años atrás) Marco también vive en un solitario limbo: un Hotel. Un cómodo, neutro, y amable edificio más pequeño y menos lujoso que el de Harris, pero que como el otro edificio, es también un vacío que se llena momentáneamente con personas pasajeras. Algunos con los que se pueden establecer poco más que conexiones momentáneas. En “Somewhere” son modelos, actores, conejitas de playboy.

Las luces de las cámaras, las entrevistas, los viajes y una fama que se ve desde afuera como una fiesta constante Coppola nos permite, como en Lost in Translation, verla desde dentro. Porque “Somewhere” se trata de compartir un pedazo de la vida de Marco por dos horas y la percepción que tiene él, una persona que vemos vacía y desorientada en su silencio y sus actos recreativos. Marco es poco más que una cáscara sobre la cual hacer un molde, como en una notable escena que ocurre dentro de un estudio de cine. Marco se enfrenta a un vacío aún mayor que el interno; el vacío en que agentes, productores y directores lo meten constantemente. ¿Pero finalmente quién es Marco?.

Nada lo define ni le interesa mucho –ni siquiera las nuevas novias de Hugh Hefner, las rubias gemelas que le hacen elaboradas performance de baile al caño en su habitación- y por cierto que su trabajo no es algo relevante en su vida. Aunque está metido en el lanzamiento de una nueva película, son los problemas con diferentes mujeres, una tras otra, y otro elemento que lo vuelve a convertir en este molde vacío y fracturado –un yeso que debe llevar en un brazo roto- los que parece ser los eventos más importantes en este momento de su vida.

Johnny Marco (Stephen Dorff) y Cleo (Elle Fanning)

Sammy (Chris Pontius, de Jackass) y Cleo

Pero lo que más lo define es la relación que tiene con su hija de doce años, Cleo (Elle Fanning, excelente), a la que él no ve casi nunca. Esta relación, retratada de forma cotidiana, muy bella por el afinado ojo de Sofia Coppola, tan aparentemente realista y simple, pero con un mensaje verdaderamente triste por detrás, es además la que define a la película por largos minutos. Esta es la relación que produce el tan esperado esbozo de quiebre interno –porque sí, los cambios ocurren lentamente- que esperamos ver en Marco, luego de habernos acercado a estos fragmentos sueltos de su vida, de la soledad que su estilo de vida esconde.

Uno donde esperamos poder verlo, como en el susurro de Bob Harris a Charlotte (Scarlett Johansson) al final de Lost in Translation, tomar algo tipo de determinación secreta que lo saque, por fin, de ese círculo.

GALERÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *