Una película al día #113: “La joven Jane Austen” (2007)

Pobre, pobrecita Jane

[ por: Andrés Daly ]

Meh. Sinceramente no se porqué fue que me puse a ver esta película en primer lugar: ¿Por Anne Hathaway y los medios que me han prometido que es una prometedora actriz, la próxima Meryl Streep? ¿porque esta es la biografía definitiva sobre la autora de “Orgullo y Prejuicio”, la fuente de la fortuna que guió los pasos de la actriz Emma Thompson durante los 90’s?. Este es un largometraje tan estándar en todos sus aspectos… un filme que no es ni bueno, ni mediocre, ni malo en ningún caso, pero tampoco particularmente sorprendente, que ahora que me siento a escribir sobre él, más que la temática de la película en sí o su resultado formal es otra la pregunta que me surge: ¿pero qué diablos puedo decir de esto?. Poco.

Jane (Anne Hathaway) quiere ser escritora. La sociedad prefiere que sea esposa.

Un Bailes, dos pretendientes, incontables miradas que lo dicen todo. Tengo una sensación de Deja Vu.

Que sí, que no…Jane y Tom.

Una inspirada imagen. Jane y su hermana, recientemente convertida en viuda, en la desolación de sus compartidas soledades.

Perteneciente al cine de época georgiana/victoriana que he visto –y seguramente el lector también- hasta el cansancio en el cine repitiendo una estructura mas bien similar, contiene todos los esperados estereotipos de objetos, personajes y actividades definidos por su género. A saber, algunos de estos son: la caza, las numerosas hijas de una familia que esperan pacientemente por los pretendientes –su única posibilidad de poder subir en la escala social y económica, asegurando así algún tipo de futuro – que llegan y se van (y algunos cierran los ojos para siempre en guerras o excursiones a países lejanos), los caballos y los carruajes, las velas, los bailes, la campiña, los hombres extremadamente autoritarios, la religión y por último, pero por sobre todo lo anterior, la infinita represión moral y social impuesta entre los géneros. Una represión donde el amor no es relevante frente a los acuerdos económicos que representan en definitiva los matrimonios, los tabúes se cuentan por centenas y las mujeres son poco más que un bello trofeo. Sí, todo era tan aparentemente bello en la vieja Inglaterra.

Así va sin pena ni gloria esta película dirigida por Julian Jarrold, donde se cuentan principalmente las desventuras románticas y en segundo lugar las profesionales de la joven e independiente Jane Austen (Anne Hathaway), su amor incandescente y prohibido con el maldito Tom Lefroy (James McAvoy) y los prejuicios, obstáculos y en general, asentadas estupideces de la época, que ella debe sortear durante los primeros años de su juventud para convertirse en la escritora y mujer que sueña ser.

GALERIA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *