Green Room

En el claro de un bosque, lejano a cualquier atisbo de civilización, unos poco civilizados neo-nazis-skinheads-rockeros-metaleros escuchan durante el día -envueltos en la oscuridad de su misterioso bar favorito- a un conjunto de bandas independientes de su gusto (ya se imaginarán). Por cosas desafortunadas de la vida, una desconocida (o emergente, como les gusta escribir hoy) banda punk-rock que iban en su vieja van –un improvisado y paupérrimo “tour”- a otro lugar, aceptan la idea que les propone un conocido de hacer una rápida tocata en este bar, por unos muy bienvenidos dólares. Una muy mala idea.

Más allá del morbo interés que pueda producir ver una de las últimas películas del actor recientemente fallecido -en un accidente muy absurdo- Anton Yelchin (Chekov en la actual saga de Star Trek, protagonista de ese remake chupasangre de “Fright Night” (2011) con Colin Farrell y como un joven Kyle Reese en la espantosa película de ese artesano del cine chatarra, McG, “Terminator: Salvation”), Green Room (2015) tiene méritos propios más que suficientes para ser vista y disfrutada -con la angustia espantosa que produce- cuando la banda es testigo de algo que no debió presenciar y Darcy (Patrick Stewart), el viejo dueño del Bar, llega a coordinar la desaparición de todas las evidencias.

maxresdefault-2

Un placer ver a Stewart de villano. Inteligente, macabro, medido, sin sobre actuaciones.

background_home

Anton Yelchin como Pat (y el siempre útil gaffer)

La buena actuación de Yelchin da indudablemente para pensar que de seguro daría con un papel en el futuro -un personaje más sabroso desde el guión- que le entregaría mayor renombre probablemente pasados los 30 años de edad (o quizás desde el campo de la dirección, actualmente preparaba su primer largometraje). Al actor que lamentablementó se sumó al Club de los 27, integrado por artistas fallecidos a esa corta edad, como Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, Amy Winehouse y Jean-Michel Basquiat, por nombrar algunos muy conocidos, sólo podremos verlo actuar en cuatro películas más, todas ellas en post producción.

1401x788-green-room-GR_FP_band-gun_R_rgb

Testigos en peligro

Brutalmente violenta, dispuesta a desafiar convenciones, de impecable fotografía, con buen manejo del suspenso y con una intensidad poco usual, “The Green Room” fue dirigida y escrita por Jeremy Saulnier, que hizo previamente “Blue Ruin” (2013), título que se fue directamente a la lista de mis películas por ver.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *