slidertriada

Parir, La Fila y Chola Colérica

Una triada contada por sus directores

[ por: Carolina Cartagena ]

Hace rato que hizo su aparición la primavera. Con su llegada, florecen las rosas, vuelan las mariposas y hasta los desaventurados se enamoran. Pero basta de escenarios bucólicos. Sale el sol y a medida que aumenta la temperatura, van apareciendo los panoramas al aire libre.   Festivales de cine,  teatro y exposiciones por montón. Así, damos la bienvenida a la temporada de teatro 2011, una que tiene su punto culmine en el Festival Santiago a Mil, pero que empieza a principios de octubre para extenderse durante todo el periodo estival. En esta oportunidad, son tres las obras que llaman la atención. La primera es tremendamente colorida y ajena al estereotipo de puesta escena, Chola Colérica es movimiento teatral; la segunda se escribe en el tablero por tercera temporada consecutiva, Parir encanta por su simpleza; y la tercera ve la luz por primera vez, La Fila se gesta bajo en un imaginario simbólico. Nos adentramos en esta terna de historias y decidimos ir por más. ¿Bajo qué prisma se gestaron estas propuestas? Eso lo responden sus propios directores.

Parir, La Fila y Chola Colérica

Parir, La Fila y Chola Colérica

Lleva 4 semanas en la cartelera del Centro Cultural Matucana 100 y ha sido todo un éxito. Chola Colérica, obra de la Compañía Indómitas del Sur, es una creación colectiva que vio en la Lucha Libre, la esencia de un eterno conflicto. Su apuesta es simple. Tres cholas, vestidas maravillosamente, representan a Chile, Perú y Bolivia. ¿La piedra de tope? El territorio. ¿La solución? La guerra. ¿Dónde? En el cuadrilátero. El resto es puro desenvolvimiento escénico y potencia narrativa.  El montaje está dirigido por América Molina y Catalina Bize, dos jóvenes actrices que hacen su estreno desde el centro del ring. Chola Colérica se presenta de jueves a domingo en Matucana 100 hasta fines de octubre y su costo no supera los $4000. En busca de respuestas, nos topamos con ellas, las directoras, quienes cuentan cómo se fue desarrollando el proyecto, cuáles son sus expectativas y qué nuevas ideas cruzan por sus mentes.

Chola Colérica

→ Entrevista a América Molina y Catalina Bize, directoras de Chola Colérica

Con el siguiente montaje, también codirigido, el asunto cambia radicalmente. Si bien hay un conflicto establecido, este se encierra en una habitación carente de luz y sin movimientos rebuscados. Parir no genera demasiado ruido, sí un sonido constante; quizás es la tirantez de que algo está por revelarse o puede que se deba a la voz de una mujer que está por perder los estribos. El trabajo del dramaturgo, actor y director Ronald Heim entrega palabras crudas, sin demasiadas complejidades más que las de un alma frustrada. La escena transcurre con una madre y sus tres hijos reunidos alrededor de la mesa, rodeados por una oscuridad que se quiebra solamente por la luz de las velas. El papel de la madre está marcado por el fracaso y la resignación, mientras que sus hijos denotan cierta ingenuidad y enojo, cada uno con sus respectivos matices producto, básicamente, de sus edades. El segundo trabajo de este colectivo de jóvenes disfraza, con sutiles acciones, una crudeza narrativa que desnuda buena parte de la familia chilena. El montaje no teme generar reflexiones, no es su intención ser dócil, aquí la realidad desborda.  Sin embargo atrae, cautiva y refleja. A pesar del dramatismo, Parir se erige como un desahogo que, contrario al discurso de la madre, propone un mejor vivir al aceptar la crueldad de las circunstancias, una suerte de premisa esperanzadora tapizada de ironías. Esta semana, el trabajo puede verse en el Teatro Sidarte, de viernes a domingo.  Si no alcanzas, estás de suerte porque Parir hace su estreno en el Festival Santiago a Mil en enero de 2011. Pero antes de Santiago a Mil, no podemos dejar de hablar con uno de sus directores. Daniela Mahana cuenta cómo fue embarcarse en el segundo trabajo de esta compañía y revela, cual primicia, la idea de hacer una secuela de la obra. Ahora, bajo un mirada totalmente distinta.

Parir

→ Entrevista a Daniela Mahana, codirectora de Parir

Un poco más sombrío, al menos en su argumento, es lo que presenta Teatro Telepático. La Fila, tercer montaje de la compañía, es el primer trabajo original de estos jóvenes profesionales. Su guión nace a raíz de una idea en particular: el velorio. Sin embargo, no es cualquier velorio, sino que el del “Patrón”. Esta situación reúne a los personajes, desde familiares hasta inquilinos, entre los cuales destaca el protagonista, quien ha venido a vengar a su familia.  Entre sollozos, se genera la interacción, una que desarticula el sentir del protagonista. Paulatinamente, surge una sarta de reflexiones. ¿Qué hace un individuo cuando se quiebra una promesa ante sus ojos? ¿Cómo debe reaccionar quien ve su ilusión hacerse añicos? La Fila se adentra en esa realidad, una que está fragmentada por el deseo de venganza y que ha deambulado, por años, en los rincones de la imaginación. Aquel imaginario se pasea por el simbolismo y transforma a los demás en figurines, ángeles e incluso monstruos. Aquel imaginario los ordena en una fila que empieza en la cuna y termina en la tumba. Mas, antes de que finalice, late ese anhelo de justicia, una que se ve fraccionada por su genealogía y cuyo origen no guarda más que violencia. La Fila se presenta los jueves, viernes, sábados y domingo de octubre en Lastarria 90 y su entrada va desde $2000 estudiantes hasta $3000 público general. Conversamos con su director, Benjamín Berger, acerca de su tercer trabajo de dirección.

La fila

Entrevista a Benjamín Berger, director de La Fila

Tres visiones que intentan contar historias diferentes; cuatro directores nacionales que recién están partiendo y cuyos nombres no dicen mucho, mas sus obras hablan por si solas. Hay algo en los procesos productivos que puede resultar incluso más atractivo que la obra terminada. Y es que detrás de la hora que duran estos montajes, hay meses, incluso años, de trabajo. Hay visiones, expectativas, aciertos y desaciertos que la mayoría no imagina, que a la mayoría simplemente no le interesa.

GALERIA




Hay 1 comentario

Añadir más

Deja aquí tu comentario