Olly Moss: Afiches de cine minimalistas

El arte perdido del afiche de cine

[ por: Andrés Daly ]

Es una moda reciente, no puede negarse. Aparentemente inspirados, por un lado, en el trabajo del reconocido Saul Bass y otros grandes diseñadores de afiches de películas, en ejercicio profesional durante los años 50’s y 60’s. Por otro, en las ediciones de DVD/Bluray que «Criterion Collection» entrega en una inagotable y cada vez mas preciada fuente de tesoros en construcción para cinéfilos, acompañadas todas ellas de carátulas de limpios diseños, imágenes simples de fuertes conceptos detrás (dibujos o fotografías), los afiches de cine minimalistas se han convertido en una fuente de inspiración. Una que no sólo es recurrida por diseñadores, sino que también por fanáticos del cine, que hacen también sus propias carátulas y afiches en internet de sus películas favoritas. ¿Quién es capaz de capturar mejor el alma o la esencia de la película, en una atractiva estética gráfica?.

De esto es lo que NO se trata el diseño de afiches de cine: «Theodore Rex» (1996) y «Top Dog» (1995), dos «Buddy movies», la primera de ellas con un dinosaurio (?) y la segunda con un perro. Horrendas.

Cachetadas al diseño del 2010, el fondo de un maloliente tarro: «Extraordinary Measures» y «Killers», ambas entre la peor gráfica del año pasado (por Dios, autores de estos afiches, UN MINIMO DE ESFUERZO CARAJO!!) y «Crazy on the Outside» con el reciclaje de una de las ideas más ochenteras y trilladas de la historia de los afiches de cine: empujando la puerta para que no «entren» los locos. Hágase notar también la concordancia entre calidad fílmica y diseño de afiches.

Competiendo unos con otros por los diseños más ingeniosos, las paletas cromáticas más simples y la reducción de una película a tan sólo par de formas, objetos o tipografías, son por lo general, un interesante despliegue de ingenio y concienzudo trabajo. Me parece estupendo, y ojalá algo de toda esta avalancha de creatividad fluyese también de forma más constante a los lobbys de los cines que visitamos, donde no pocas veces nos topamos con verdaderos horrores, que a muchos les hacen creer que el arte del poster de cine es un arte en extinción. Algo que lamentablemente comparto, cuando veo el alto volumen de decepcionantes diseños que año a año nos rodean, versus los pocos destacados. No por nada el dibujante Drew Struzan, uno de los más reconocidos diseñadores de afiches durante los 80’s -de estilo muy reconocido, aunque absolutamente recargado y contrario a los afiches minimalistas aquí – decidió irse a retiro hace unos años, entregando sólo unos escasos trabajos últimamente.

Pero no todo está perdido. Tenemos un joven talento inglés, llamado Olly Moss, que viene a probarnos desde hace unos años, que aún existe pensamiento, conceptualización, arte y técnica detrás de la creación de un afiche de una película. Sí, no es necesario poner «cabezas voladoras» de los actores y actrices para que vayamos a ver la película.

Olly Moss

A continuación en la Galería, una selección de su trabajo, para la sección Ilustrando el Cine, que he tomado de los siguientes links, que les invito a visitar:

GALERÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *