Mis tardes con Margueritte

Largometraje de ficción que retrata la vulnerabilidad que conlleva el abandono familiar, al tiempo que por medio de cuentos e historias encerradas en libros, el film hace viajar a los protagonistas y espectadores.

Por Camila Alcaíno

 

Dirigido por Jean Becker (2010) el largometraje de ficción de 82 minutos cuenta la historia de un obrero casi analfabeto de edad madura, que vive en una casa rodante en el jardín de su madre, quien lo ha rechazado toda la vida. Un día como cualquier otro se encuentra con una anciana, Margueritte, quien provoca un cambio en su vida gracias a un nuevo universo que le presenta, los libros y las historias que encierran.

La comedia dramática Mis tardes con Margarrite o mejor Una cabeza baldía, siguiendo su título original en francés (La Tête en friche), es una realización que invita a viajar a través de la literatura. Germain Chazes, interpretado por Gérard Depardieu, es un hombre tosco y sin cultura, que se interna cada vez más en el mundo de la adorable anciana que conoce en el parque. Margueritte, interpretada por Gisèle Casadesus, es una mujer de más de 90 años que pasa sus tardes en el parque leyendo y observando a las palomas. Germain encuentra en ella la figura de amor y ternura que nunca vio en su madre; y a través de las lecturas descubre un mundo muy diferente a su vida que transcurría entre el patio trasero de su madre, el bar y sus diversos quehaceres para ganarse la vida.

Gracias a Margueritte y su amor por la lectura, el rudimentario mundo de Germain va cambiando lentamente, mientras su manera de ver la vida se ve modificado por la lectura y las palabras, que le presentan al protagonista un nuevo mundo. De esta forma, sus amigos del bar van siendo testigos del cambio.

Una realización basada en la novela homónima de Marie-Sabine Roger. La que a través de un guión lineal, que aparentemente transcurre sin pretensiones, logra que el espectador se implique en la historia, ya sea porque existen dos posibilidades de existencia en esta vida y todos han de estar en alguna de ellas: o eres producto de una historia de amor o no, cómo Margueritte –la primera opción- o Germain Chazes, quien quizá fue producto de un error o el azar.

El presente año 2013 el abandono de las personas ancianas se posicionó en la pantalla grande con películas como Amor, ganadora del Oscar como mejor película extranjera, y Gloria, producción nacional merecedora de un Oso de Plata a la mejor actuación femenina en el festival de Berlín, sin embargo, la película francesa Mis Tardes con Margueritte se les adelantó  y posicionó en el 2010 –año de estreno del largometraje- a la tercera edad, si bien también como abandono, como un momento de la vida en donde el ser humano es capaz de cambiar vidas a través de los años de experiencia que se lleva a cuestas a estas alturas.

Una película que invita a redescubrir las historias que ocultan las páginas de los libros y las relaciones humanas.

 

 Trailer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *