Fachada reciclada: Cine Pedro de Valdivia

ACTUALIZACIÓN:Este artículo tiene una segunda parte, que puedes leer aquí.

[ por: Andrés Daly ]

Casi veintiseis meses después de colocar un muy visible, triste y cinematográfico aviso de remate (como cartelera) en su frontis, en enero de 2008, y su posterior venta por Chilefilms en $320 millones al empresario chileno-español Francisco Torres, dueño del hotel Príncipe de Asturias de Ramón Carnicer; del hoy ex-Cine Pedro de Valdivia, uno de los últimos cines tradicionales que quedaban en la capital, sólo nos va quedando parte de lo que fue su fachada.

«Torres confirmó que planea levantar un apart hotel en la esquina donde se ubica el cine, que espera tener habilitado en un plazo de dos años, sin aclarar si ello implicará la demolición de la sala o su reacondicionamiento. «Habrá que ver cuáles son las normas que rigen para construir», dijo.

En lo que sí fue claro fue en que no le dará ningún tipo de uso cultural al recinto y que venderá todo el mobiliario, que estaba incluido en el remate.» – Fuente: EMOL.

«Escribo esto no intentando detener el cierre y posterior demolición del Pedro de Valdivia. Escribo esto sin pena y con menos rabia de la que partí al sentarme frente al computador. He visto caer muchos cines, y supongo que ya estoy acostumbrado. Algunos existen, pero ahora son tiendas o banco o iglesias evangélicas (el Windsor, el Ducal, el Astor, el Real), y otros simplemente fueron exterminados de la tierra (el Las Lilas, El Golf hoy Ritz, el Las Condes). El cierre del Pedro de Valdivia, eso sí, no me sorprende, porque de alguna manera yo también, que soy cinéfilo y soy del barrio, ayudé a matarlo.

Vi muchas cintas en el Pedro de Valdivia, pero ahora que el Home-Theater está en tu Home no hace tanta falta ir al Theater. Empecé a averiguar entre personas, y todos me respondieron lo mismo: hace años que no iban a ese cine. Uno me dijo que a pesar de vivir a pocas cuadras, ahora iba al Hoyts de La Reina.» – Fuente: Alberto Fuguet, extracto posteado en su blog «Las películas de mi vida«.

Las siguientes fotografías son actuales, y en ellas ya se puede observar como ha desaparecido el edificio para dar paso a lo que se supone que es un Apart Hotel, que mantendrá (¿Reciclaje? ¿Homenaje? ¿Ahorro de diseño y material?) parte de la fachada de lo que fuese uno de los cines de una sola sala, clásicos de nuestra capital, junto a los muy desaparecidos Cine Lido, Cine Las Lilas, Cine Las Condes, El Multicine Vitacura, Cine El Golf, el Cinerama Santa Lucía y tantos más.

La última película que vi en este cine fue «Million Dollar Baby», la ganadora del Oscar a Mejor Película, dirigida por Clint Eastwood. ¿Cuál será nuestro próximo caído?


4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *