Capital, el triste reflejo de una sociedad

[ por: Carolina Cartagena ]

La explanada del Centro Cultural Estación Mapocho es la primera parada de Capital, una obra joven, musical y crítica. Esta se desarrollará, de viernes a domingo, a las 20:30 horas, en diferentes espacios públicos de la ciudad.

(Viernes, 7 de la tarde. Un cansancio que, sin duda, es compartido por los santiaguinos, los chilenos. Plaza de Armas, permisos de circulación, invitados “ilustres” a la Catedral y calor, mucho calor. Hoy había ganas de caminar. Puente, Rosas, Mapocho. Se hacía de noche y al pendrive no le quedaba batería. Error. A escuchar a los vendedores ambulantes, mientras los olores se intensificaban. A lo lejos, una estructura de fierro, un especie de cubo hueco iluminado por focos, y ambientado por músicos, allá, en la alturas).

Unas 200 personas dibujaban el perímetro, 9 actores eran la función. Overoles, gritos, críticas a un sistema que parece cada vez menos cuerdo.  La obra se conformaba a través del movimiento exagerado, del monólogo, de la música en vivo que te obligaba a desprenderte de las escenas. Visualmente goza de un atractivo envidiable. Y es que la escenografía, la ciudad en su estado más natural, la hace parecer casi una intervención. Su ritmo, acelerado como la vida misma, te agota, cansa y cautiva. Mientras tanto, la música suena y se mezcla con las bocinas, con los vendedores, con el ruido propio de la urbe. Los movimientos de los actores son rápidos, a veces pausados, sumidos en una lentitud que justo deja espacio a la reflexión, al cuestionamiento… sencillo, pero necesario. De repente, los 9 cuerpos se esparcen, por el escenario, por la ciudad, se muestran eufóricos, seguros, liberados. Luego, vuelven a concentrarse en la estructura de fierro, se ven (se sienten) presos, atrapados, incómodos. El juego comienza, una y otra vez, hasta que terminan las escenas. “Capital” se llama la obra, una muestra del colectivo Kanita Callejera, formada por jóvenes artistas de la Universidad Católica… unos estudiantes, otros profesionales.

Acción escénica

Capital busca abrir un espacio de encuentro comunitario, donde ciertas conductas urbanas, alienadas, se ponen en cuestión: la escisión radical entre el individuo y su comunidad; la neurosis por tratar de amoldarse a los esquemas e imágenes definidas; el enfrentamiento a un mundo donde se despliegan estrategias de seducción absurdas, pero añoradas; el sometimiento a un orden establecido que degrada, a veces, al ser humano. Quedamos reducidos, entonces, a clientes, deudores, consumidores, números.

De esta forma, Capital pretende jugar discursiva y escénicamente con ciertos mecanismos que operan tras el sistema económico y que afectan la conducta humana, impulsando fenómenos sociales. Para ello, se toman personajes estereotipados, como el mendigo, y conceptos, como la pobreza, con el fin de reflejar una realidad.

En la explanada de la Estación Mapocho, de viernes a domingo, a las 20:30 horas se presenta la obra Capital, de la Kanita Callejera. Es gratis, es buena, es eufórica, es joven. Es, todo lo que el teatro callejero debe ser… seductor.

Perra y callejera

La compañía de teatro ‘La Kanita Callejera’ nace en el año 2007, conformada por un grupo de estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Chile. A lo largo del desarrollo de la compañía, artistas provenientes de distintas disciplinas (música, teatro, diseño, artes visuales, iluminación) se han integrado al proyecto formando actualmente un amplio colectivo artístico orientado al teatro callejero.

La Kanita Callejera es la perra quiltra de las calles de Chile. Es hembra porque sus fundadoras son todas mujeres. Y es callejera por que es ahí, en la calle, donde la kanita habita y ladra. En este espacio, aparentemente de nadie, la kanita intercambia miradas con cada uno de los chilenos que se le cruzan, buscando acompañar para luego, tal como aparece, quedar la guachita en su caminar. Así existe La Kanita, en medio de esta atención pasajera, efímera, aleatoria. Ella sobrevive e incorpora la ruidosa calle en su existir.

Fotografías de Carolina Cartagena

Ficha técnica

Dirección: Gabriela Espinosa y Camila Rojas

Dramaturgia Colectiva

Elenco: Constanza Bayer, Mario Ocampo, Tanya Durán, Alejandro Ferreira, Bernardita García-Huidobro, Bárbara Núñez,  Marcela Olivares, Jorge Ortiz, Ricardo Parraguéz

Músicos: Juan Pablo Díaz (teclado), Pablo Greene (batería), Tomás Pérez (guitarra eléctrica), Jorge Reyes (bajo eléctrico), Pablo Serey (percusiones)

Con la Colaboración de…

Diseño Integral: Manuel Bustos

Diseño y Construcción Escenográfica: Delfo Valentini, Erich Rathgeb

Iluminación: Jorge Ortiz

Sonido: Paulo Rojas

Diseño Gráfico: Rodrigo Arteaga, Alejandra Madrid, Diego Ruiz

Producción: Ignacia Hasbun

GALERÍA

Tags

1 Comment

  • Bastián Ramírez dice:

    Muy buena, el sábado iba pasando por mapocho y me atrapó, totalmente recomendable, este fin de semana llevo a mi familia a verla. No la dejen pasar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *